martes, 14 de noviembre de 2017

EL TIEMPO ES TORO - VIÑETA 227

Viñeta 227

El tiempo es toro
Por Jorge Arturo Díaz Reyes. Cali, 14 de noviembre 2017

Cañaveralejo. Foto: Camilo Díaz
Tres horas tres minutos, y tres horas cuarenta, duraron cada una de las dos últimas corridas de pre feria en Cali. Demasiado, aun considerando que fueron de siete toros y además la segunda, precedida por un bello desfile pro libertad.

Es que hay límites fisiológicos. Tras dos horas de la tensión sostenida que impone una corrida (buena o mala) en el espectador, aparece fatiga, irritabilidad, atención dispersa y dolor glúteo.

La sabia tradición lo ha ritualizado. El preámbulo breve del paseíllo, seis lidias lógicas con sus intermedios cortos, precisos, la despedida de las cuadrillas y pare de contar. Salvo, accidentes, eventualidades climáticas, indultos o devolución de toros, poco, muy poco más de 120 minutos.

¿Por qué se alargan inmisericordemente? Por dos razones. La desmesura en las faenas y la congelación de sus intervalos. La primera, una perversión al concepto belmontista del último tercio en el cual el muleteo ha pasado a llamarse por sí solo “la faena”. De ser sobria preparación litúrgica del sacrificio, se ha hipertrofiado a coreografía protagónica que determina su valor y recompensa, en desmedro de las otras dos terceras partes. Incluso de la suerte suprema, que cada vez cuenta menos.

“Pasan y más repasan los toros hasta extenuarlos para luego abalanzarse sobre ellos y estoquearlos” Advertían los ortodoxos dieciochescos cuando “Costillares” entronizó el volapié. Tenían razón. El animal sagrado debe llegar con fuerzas al último encuentro. Es cuestión de honor.

La otra causa de morosidad es usar el momento ceremonial, funerario del arrastre para manipular. Demorar el tiro descaradamente para dar tiempo a los orejeros de acorralar al presidente. Pero también para mercadear, sacar publicidad, cortar las vueltas al ruedo colgándole propagandas oportunistas al triunfador, y para colmo, el exhibicionismo de los areneros en algunas plazas que quieren convertir su virtuosismo con el rastrillo en otro arte de insufrible lentitud.

Todo eso va contra la fiesta, mejor por aguarla. El tiempo de la corrida debe ser el justo tiempo del toro. No más.     

2 comentarios:

  1. Objetivo y oportuno el escrito sobre el alargamiemto de las corridas Personalmente sali mamado, aburrido y sin la raya el sábado y Domingo.
    Otra cosa horrible es la cantidad de capotes en el ruedo en el primer y segundo tercio, eso le volean trapo al toro como en cualquier corraleja

    ResponderEliminar
  2. AMENA Y CONCISA CRÓNICA .
    CON UN TÓPICO MORDAZ ,MÉDICO Y PSIQUIÁTRICO AGRADABLE .
    ESTÁ , MI RECORDADO COLEGA EN LO CIERTO ,ASÍ COMO EL GRAN EDUARDO GALEANO
    DECÍA QUE NO HAY NADA MÁS VACÍO QUE UN ESTADIO VACIO ,
    NO HAY NADA MÁS DEPRIMENTE QUE UNA CORRIDA LARGA Y MALA .
    ACABA CON CUALQUIER NUEVO AFICIONADO .
    FELICITACIONES .

    GILDARDO AGUDELO GIL

    ResponderEliminar