martes, 17 de octubre de 2017

Y AHORA... AMÉRICA VIÑETA 223

Viñeta 223

Y ahora… América
Por Jorge Arturo Díaz Reyes. Cali, 17 de octubre 2017

Bogotá. Plaza de Santamaría. Enero 22 de 2017, horas antes de la corrida  reapertura. Foto: Jorge Arturo Díaz Reyes
En Zaragoza y Jaén, la Virgen del Pilar y San Lucas han cerrado sacramente la temporada europea. Se acerca el invierno y el toreo cruza el mar hacia Lima, Bogotá (si el terrorismo lo permite), México DF y ciudades intermedias. Lugares que le son caros porque han sido suyos desde hace cinco siglos.

Pero también pasará por otros parajes que jamás gastan titulares de prensa ni lirismos de crónica, como Thornton, Chima, Lerdo, Malco, Dzibikak… donde también se vive, se goza y se muere ante los toros... El Pana, Renato Motta, Alejandro Celis…

Esta parte del mundo taurino, es propia y particular. Sí, pero no inferior. La sangre vale igual, y harta que ha puesto. Como también pasión, dinero y creación. Con todo eso y más ha nutrido el rito. Hasta el oro y la plata de los ornamentos han salido de aquí.

El toro y el hombre, acá y allá, son de las mismas especies. Los cánones del arte son los mismos. Los reglamentos a imagen y semejanza. La corrida en todas partes habla un solo lenguaje. El del honor. ¿Por qué habrían de tener valores diferentes, la edad, el peso, la integridad, la bravura, la lealtad, los honorarios?

¿No acabamos de lamentar con tristeza común la muerte de un anciano sabio? ¿No prometimos juntos honrar su memoria? ¿No rezamos en voz alta sus letanías, como para que todos nos oyeran (y vieran)?

El toro no debe ser tonto ni fácil. Tiene que ser serio y bravo, infundir emoción y respeto, porque sin ellos la corrida no vale”. Dichos y hechos de una vida tenaz, construida sobre los pétreos fundamentos del culto milenario.

En el reciente duelo compartido, ganaderos, empresarios, toreros, aficionados y críticos comulgamos con esa doctrina. ¿Cierto?

Entonces, “hacer la América” no puede ser poner el choto en el ruedo y el oro y el moro en la bolsa. Eso es abjurar y “destruir la América”. 

1 comentario:

  1. GENIAL !!!!! 5 SOBRE 5
    HAY QUE ESCRIBIR UNA CRÓNICA SOBRE LOS HUMILDES QUIJOTES
    DE NUESTRA HISTORIA TAURINA .SE NOS HAN OLVIDADO EN LA PENUMBRA
    CUANDO ESOS CLARIVIDENTES ANÓNIMOS DESTILABAN TOREO

    GILDARDO AGUDELO GIL

    ResponderEliminar