martes, 3 de octubre de 2017

VICTORINO MARTÍN - OBITUARIO

Obituario

Victorino Martín Andrés
Por Jorge Arturo Díaz Reyes. Cali, 3 de octubre 2017

Victorino, Plaza de Las Ventas 3 de junio del 2016, Foto: Jorge Arturo Díaz Reyes
A los 88 años de una vida que surcó por hondas épocas de la historia española; República, Guerra civil, Dictadura y Democracia, murió el ganadero más importante de los últimos cincuenta años en el mundo.

Hombre del pueblo, recio, inteligente, autodidacta, sabio. Hecho a pulso, marcó no solo la tauromaquia sino la cultura de su país. Elevado a leyenda y ejemplo, recibió en vida los más altos honores de la Fiesta. Una placa de admiración colocada por la Comunidad en el vestíbulo de la Puerta Grande de Las Ventas, junto a las de Joselito, Belmonte y Manolete lo testimonia.

Ganadero infatigable y ejemplar, defensor de una tauromaquia íntegra, leyenda de la cabaña brava española.” Dice.

Cultor celoso de la casta Santa Coloma, en versión Albaserrada, la llevó a niveles de bravura y respeto sin precedentes. Madrid que lo ha convertido en emblema le rinde culto. Allí queda la memoria de muchas tardes apoteósicas, de la “Corrida del Siglo” y de “Belador” el único toro indultado en la historia del ruedo máximo.

Como también la de “Cobradiezmos” en la Real Maestranza de Sevilla y otros en diversas plazas. La predilección de los públicos, la demanda de sus encierros y la forma como han avalado la carrera de los toreros que se han atrevido a lidiarlos, sustentan el mito.

La soberbia personalidad que infundió a su ganadería ha honrado los valores éticos del toreo. Los puristas adoraron eso en él y los más eclécticos las emociones que les depara. Madrid, a cuya primacía contribuyó, le vio salir a hombros varias veces por la puerta de honor, en homenaje inusitado para un criador.

Victorino declinó y murió junto a sus toros. No por natural y explicable por la edad, su muerte nos resulta menos dolorosa. Toda una era se cierra con ella. Un extenso periodo de nuestra vida como aficionados. Rostro insoslayable del recuerdo. En Cali, donde nunca lidió, pero cuya feria visitó dejando amables recuerdos, lo sentimos muy de corazón.

2 comentarios:

  1. DON VICTORINO ERA UN CASO .
    CUANDO LO ENTREVISTABAMOS EN CALI ,EL PALETO ,DABA MUESTRAS
    DE SU JOVIALIDAD ,BONHOMÍA Y SENCILLEZ .
    UN COMPAÑERO LE PREGUNTÓ PORQUE VENÍA A CALI SIN SUS TOROS
    RESPONDIÓ : PORQUE SE PARECE A ANDALUCÍA .

    COLEGA :UN OBITUARIO DE BANDERA !!! PRECISO Y CON SINTAXIS
    SEGUIMOS DEGUSTANDO TUS CRÓNICAS .

    CILDARDO AGUDELO GIL

    ResponderEliminar
  2. Gracias querido Medico Jorge Arturo, da gusto y nostalgia leer estas letras de despedida de Don Victorino Martin Andres
    Saludos muy cordiales y de nuevo Gracias Maestro Jorge Arturo.

    Rodrigo Gonzalez Caicedo.

    ResponderEliminar