miércoles, 11 de octubre de 2017

DE LA PANTALLA X 11 17

Zaragoza 5ª del Pilar

(Jorge Arturo Díaz Reyes)

Con lleno en La Misericordia, una seria pero desigual corrida de Juan Pedro fue toreada con brillantez por un torerísimo y épico Cayetano quien cortó las dos orejas al toro que le hirió gravemente, un magistral Ponce y un digno Ginés Marín. Solo la incierta suerte suprema impidió compartir triunfo a los dos últimos.

Cayetano cogido por "Manzanito" 2º de Parladé. Foto: www.simoncasaproduction.com
Cuatreña toda, pero con leña y arrobas, 574 kilos promedio, la corrida peleó en forma diversa, sin fiereza, partiendo del fondo noble que la justa fuerzas y la falta de raza diluyó al final de los últimos tercios, pese a que no fue picada a ley. El colorado tercero se dañó una mano en banderillas, devuelto, corriendo turno, fue sustituido por el primer sobrero de Juan Pedro. Primero, segundo y tercero bis llevaban el hierro de Parladé.

Cayetano. Recibió con cinco delantales y media verónica al negro “Manzanito” de 593 kilos y dos velas. Tras las varas de Leiro, el buen quite de Ginés, y el estupendo tercio de Rus y Zayas que saludan, arranca de las tablas alternando trincheras con derechas y para en los medios con molinete, cambio de mano y pecho. La ligazón, el ritmo y la compostura disparan la emoción. Otra tanda más de siete muletazos le agrega viento y percusión al griterío. La cosa se prolonga sin perder rima ni predicamento por el mismo lado. El toro no humilla, pero el trapo guía. Cuatro naturales y el forzado. Uno más y el pitón izquierdo canta la cogida. Dicho y hecho, al segundo va por el hombre y lo enarbola como un muñeco. Se para maltrecho con el rostro y el traje tintos en sangre, pide los trastos. Apenas se tiene de pie. Lleva una cornada de tres trayectorias. Vuelve al toreo diestro, tanda rematada, iguala y mata con estocadón completo antes de ser llevado a la enfermería. Su peón de confianza recoge las orejas cabizbajo. Torero que honra los blasones de sus apellidos.   

Enrique Ponce, hizo todo bien. Desde los primeros lances hasta la vuelta de honor tras matar el sexto en sustitución del herido Cayetano. Su madurez dorada es un patrimonio caro de la Fiesta. Tres décadas a fondo para llegar a ella. Maestría, virtuosismo, criterio, aplomo, técnica y torería decantadas por el tiempo y miles de toros, larga e intensa campaña que por otro lado no ha hecho mella en esa afición, entusiasmo y orgullo torero que le conocemos desde niño.

Hoy dio a cada toro, a cada alternante, a cada espectador lo suyo. Terso y elegante con la capa; verónicas, medias, chicuelinas, cordobinas, largas desmayadas.
Con la muleta el delicado mando, el temple lento, las distancias y las alturas precisas, en los terrenos debidos. La eficacia total oculta tras esa estética propia. Diferente. Por la derecha y por la izquierda. Matizando. Molinete de reves, firma, circular inverso, genuflexos que llaman poncina, y ese digresión del natural que le aprendió a Javier Conde y que ha personalizado anunciándola como chivanaen honor a mi pueblo”, dijo ante las cámaras. Por el cuarto, descordinado, nadie daba nada y al final lo puso a comer en la mano.

¿Por qué no cortó todas las orejas y se fue a hombros? Porque hizo todo bien pero no perfecto. Será porque lo perfecto es enemigo de lo bueno. Al primero manso que se negó le dio en hueso dos veces. Al cuarto, con el que estuvo supremo y hasta tremendo, la estocada honda y desprendida tardó casi hasta el segundo aviso. Y con el sexto la punta dio en el hierro de una banderilla cayendo de bruces casi sobre su propia espada (Vean el video). Luego media, un aviso y descabello. Pero ahí quedó eso.     

Ginés Marín, entró en el cartel por el herido Colombo quien hoy hubiese tomado alternativa. Le brindó el quinto. Con el tercero bis estuvo impecable y aguantado cuando se necesitó. Sincero en los medios. Pausado y templado. Ligando a planta firme. La gente apoyando. Cuando el toro se quedó le apostó. A volapié leal pinchó para luego clavar hasta los gavilanes a toro parado. Le petición fue rala y el saludo pareció poca paga. El quinto feo e inválido no avalaba nada. Bregó sin esperanza ni fruto. Además herró tres veces con el acero.

El doctor Valcarreres informa sobre Cayetano. Cornada en el muslo izquierdo al borde interno del triángulo de Scarpa con tres trayectorias de hasta 25 centímetros. Una ascendente que choca contra el pubis, salvando la entrada en el abdomen. Otra descendente con grandes destrozos musculares y una más en sentido profundo. Operado en la plaza y trasladado a la Clínica Quirón de Zaragoza para tratamiento y control posoperatorio.  

FICHA DE LA CORRIDA
Zaragoza. Miércoles 11 de octubre. 5ª del Pilar. Plaza de La Misericordia. Más de tres cuartos de entrada. Siete toros, 3º, 4º, 5º y reserva jugado 6º Juan Pedro Domecq, los otros con el hierro Parladé . dispare pero seriamente presentados y de juego diverso.. Enrique Ponce, silencio, oreja tras aviso ypetición de otra y vuelta tras aviso en el que mató por Cayetano. Cayetano, cornada y dos orejas pasa a cirugía. Ginés Marín, saludo y palmas.
Incidencias: Cayetano cogido por el 3º bis, fue intervenido en la plaza por una extensa cornada en el muslo izquierdo con tres trayectorias.
Saludaron "El Fini" y Manuel Izquierdo tras parear al segundo e Iván García y Alberto Zayas tras parear al 6º.

No hay comentarios:

Publicar un comentario