martes, 3 de octubre de 2017

AL FIN COLOMBIA - VIÑETA 221

Viñeta 221

Al fin Colombia
Por Jorge Arturo Díaz Reyes. Cali, 3 de octubre 2017

Bolivar y Ritter . Foto: www.cronicatoro.com, archivo
En artículo mortis de su temporada, Las Ventas le abrió cupo a dos matadores de toros colombianos; Luis Bolívar quien se justificó en la reciente Feria de Otoño y Sebastián Ritter, quien está por verse en la corrida postrera de la Hispanidad el doce.

Colombia, único país del orbe taurino al que la más importante plaza del mundo, y las demás de primera en Europa no le habían concedido ninguna representación torera durante su abigarrado año 2017. Salvo claro, una oportunidad (sin oportunidad) en el ciclo agosteño de novilladas para Guillermo Valencia. De resto, puerta cerrada.

Tal extrañamiento podría ser excusable para el sistema taurino, las excusas nunca faltan, si este rincón de Hispano-América, durante el mismo período no hubiese sido el baluarte más ferozmente asediado de la Fiesta en el mundo. El más obligado a ser tomado en cuenta, el más obligado a reforzar. Pues todas las fuerzas antitaurinas y todas las formas de lucha se han coaligado acá para exterminarla. Desde la terrorista hasta la parlamentaria. Por aquí es donde quieren romper la muralla.

¿Y la solidaridad internacional? No había pasado del papel y la pantalla. De clamar unidad, unidad, y sacar pecho. Pero de abrir carteles nada. Por ahí, por plazas de tercera han tenido que luchar a brazo partido tras unos pocos puestos los matadores Guerrita Chico, Juan de Castilla y José Arcila. No más.

Bueno, pero al fin, mejor tarde que nunca. Nos han dado la última carta, para el último alumno de Antonio Corbacho. Un torero hijo de torero, que tomó alternativa en ese augusto ruedo y que además de una valentía inusual ha mostrado, desde novillero, que puede torear bien. Frente a los toros (no para figuras) de Gavira y junto a dos alternantes que no le van a regalar nada, Daniel Luque y Javier Jiménez.

Sebastián tendrá que salir a por todo, por él mismo y por la Fiesta en su país donde, hay que decirlo, las empresas tampoco le han dado mucho juego. Triunfar o morir es lo que le queda. Las cosas están así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario