lunes, 10 de julio de 2017

DE LA PANTALLA VII 10 17

(6ª de San Fermín)

Fandi con el quinto
La terna de banderilleros topó con un encierro desigual y muy armado al que no pudo cortar orejas. Escribano y el Fandi se negaron premio con la espada. Padilla silenciado.

También hoy les resultaron muy difíciles los toros a los toreros. Saltaron siete Fuente Ymbro, pues el primero remató de salida contra el burladero despitonándose y conmocionándose. Muy armados, tres de cinco años, los otros de cuatro. 561 kilos promedio. Un colorado, dos castaños, incluido el sobrero que no había corrido por la mañana, y cuatro negros. Imponencia mucha ¿Pesó eso? Quizás, pero tal vez más la poca codicia, menor franqueza y el defensivo blandeo.

Desentonó el tercero por su gran calidad, ha debido ser desorejado. El quinto, aunque menos generoso bien pudo ceder un apéndice. A punto estuvo, si no sucedió así, no fue su culpa. Pero a todos había que torearlos y, claro, matarlos como mandan los cánones. Porque hubo toro, en las diversas versiones y la tauromaquia es para todos, no solo para dóciles. Lo digo porque andar cargando siempre contra el rey de la fiesta es cosa fea.   

Juan José Padilla, recibido con banderas y ese afecto bullanguero tan bien ganado, tuvo una de las tardes más discretas en este ruedo de sus hazañas. Cuando el primero se malogró, él se dobló sobre las tablas como si todo hubiese acabado ahí. Salió el cornalón de reserva y no se quisieron. Lanceo displicente. Tercio compartido sin brillo y un muleteo prevenido, breve y desarmado. Media espada, saliéndose y un descabello. Al manso cuarto ni siquiera quiso banderillearlo. Pases de castigo, trasteo espasmódico, un pinchazo y estocada de recurso.

El Fandi, solo brilló en una media verónica con el segundo, manso y buscador. El tercio de banderillas a trío fue desangelado y el de muerte profiláctico. Estocada corta. Con “Oficial” salió a fondo. Cuatro largas cambiadas de rodillas, cuatro verónicas y media de pie, chicuelinas al paso y más ímpetu de su parte que del toro, que le puntea el abdomen y le rompe la cinta en el quite.

Ejecutó el mejor tercio de banderillas en la tarde de los banderilleros, variado y expuesto, rematado con toreo a cuerpo limpio, parando al toro y levantando la mayor ovación. Otra vez de hinojos en los medios tiró de repertorio para compensar la poca transmisión. Molinetes, desplantes espartaquistas, abaniqueos, y cuando la res cayó con un pinchazo afloraban los pañuelos. Pero se levantó, sonó el aviso y los dos descabellos redundaron.  

Manuel Escribano, Se llevó el toro de la tarde “Zorrero” el más liviano 515 kilos, noble y alegre. Portagayola muy aguantada y luego, engolosinado con el capote, verónicas, chicuelinas, cacerinas, fregolina, caída en la cara, quite por miguelinas y serpentina. A todo iba y volvía el bueno. Comparte banderillas y se luce con su par al quiebro al hilo de tablas !Uy! Brindis a los pastores. Todo eran amores.

Los mejores muletazos naturales, por lentos, templados y vaciados atrás lo dio él. Pero el corazón le ganó a la cabeza. Prolongó la faena más allá de los límites del toro, que molesto comenzó a deslucirlo. Y no paraba, trapo va y trapo viene. Regiomontanas, ayudados, manoletinas incongruentes hasta que la presidencia en defensa del consumidor le pidió con un clarinazo que igualara !ya!. Pincho dos veces y el toro, qué pesar, se tiró al suelo sin ser estoqueado como diciendo, esto no lo aguanta nadie.

Con el sexto fue otra vez a portagayola. Se le vino cruzado. Tuvo que tirar la capa y zambullirse por el otro lado. Un desaire. Tampoco pudo rematar el quite de farol y gaoneras. En el vibrante segundo tercio pareció recuperar tono. Brindó al público y luego se diluyó en un muleteo fatigoso e intrascendente que rimaba con la sosería del animal. Dos en hueso de nuevo y una estocada desprendida despenaron a todos.

FICHA DE LA CORRIDA
Pamplona. Lunes 10 de julio. 6ª de San Fermín. Sol. Lleno.  Siete toros de Fuente Ymbro (1º bis), 561 kilos promedio, bien presentados de poca bravura y bobleza. Juan José Padilla, silencio y silencio. El Fandi, silencio y saludo tras aviso. Manuel Escribano, saludo tras aviso y silencio. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario