miércoles, 24 de mayo de 2017

MADRID - 14ª SAN ISIDRO

El barrio de Cervantes
(Siguiendo a Barquerito)

Miércoles 24 de mayo. El Chato era de Curro, muy de Curro (Romero) y casi solo de Curro. Llenazo en Las Ventas. Talavante se llevó los dos bravos y fue herido. Ambiente muy enrarecido con Roca Rey.

Enviado por Ignacio Álvarez Vara: “Hay un bar en el 19 de la calle (de) Echegaray que se llama El Burladero. La fachada tiene a los dos lados de la puerta otros tantos azulejos de abajo arriba. Uno, la plaza de toros de la Real Maestranza de Sevilla. Otro, la plaza de las Ventas. Entre el clavel y la rosa, su majestad escoja. La fachada es de dos plantas. En el segundo, un azulejo de la Giralda y otro de monumento no identificado, tal vez la estatua de Colón que ahora corona los Jardines del Descubrimiento. frente a la Biblioteca Nacional, Yo conocí la antigua Casa de la Moneda, el formidable edificio de Jareño que fue derribado para despejar la plaza de Colón. Todavía no entiendo la razón. Jareño fue un arquitecto muy cotizado. La Biblioteca Nacional, el Museo Arqueológico, el Tribunal de Cuentas.

Construcciones grandiosas, arquitectura imponente pero lógica, se diría que de gusto alemán. La Alemania imperial del último tercio del XIX. Colón estaba en su sitio. Más a la vista que ahora. Si es el del azulejo de El Burladero no sabría decirlo. Supongo que el garito será taurino. Pero ese barrio que tan de toros fue dejó de serlo casi de golpe un día. En el transfigurado Hotel Victoria todavía se conserva una cabeza de toro, de Saltillo parece, y algún recuerdo de Manolete, que era cliente fijo. En la plaza de Santa Ana sobreviven Viña P como reclamo torero y la Cervecería Alemana, que ya no es de toros. Robert Ryan tiene pintado un cuadro de la fachada de la Cervecería con un picador a caballo que pasa por delante. La cerveza de barril tuvo fama. La cerveza alemana. Hay más restaurantes en Ventura de a Vega que en Echegaray, que son rectas paralelas. Los de Ventura de la Vega son de calidad. Desapareció el Julián Rojo, de ambiente taurino bueno. Hace muchos años. Se abusó de los restaurantes y tascas de ambiente taurino en el centro y en torno a Santa Ana. En las calles que desembocan en la plaza. En casi todas. En la de San Sebastián tuvo su tienda de fotografía Jesús el Chato, fotógrafo taurino de categoría, hombre de gran inteligencia natural y simpatía muy cabal. No hará falta explicar por qué lo apodaban el Chato. Guiñaba mucho los ojos. Un tic raro en un fotógrafo que no afectaba a su buen oficio. Era de Curro. Muy de Curro (Romero) y casi solo de Curro. No era caso único. El vivero de la parroquia de San Sebastián, al principio de la calle (de las) Huertas es un selecto jardincito. Una de las mejores vistas del barrio es, a primera hora de la mañana, la de la calle de Santa María vista desde la del León frente a la Academia de la Historia. Es un descenso suave pero constante, las casas de los dos lados están alineadas de manera regular, y eso es en Madrid una rareza, las farolas fernandinas de pared guardan mucha simetría y, al final de la calle asoman las frondas del Retiro. Las copas de los árboles quedan a la altura del observador del León. Aquella cafetería tan rara llena de máquinas de exprimir naranjas se ha transformado en un gastrobar dedicado a Lope de Vega y no a Cervantes, que fueron vecinos del barrio. Yo soy de Cervantes.”
  
Reseña: Miércoles 24 de mayo, 14ª de feria. Tres cuartos de plaza. Ocho toros, cuatro de Núñez del Cuvillo, bien presentados, desiguales mansos y flojos.   
Juan Bautista, silencio y saludo.
Alejandro Talavante, saludo, herida y oreja.

Roca Rey, silencio y palmas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario