miércoles, 26 de julio de 2017

SANTANDER 4ª SANTIAGO

Buena y mala suerte
(Revista de prensa)

Cid. Foto: Camilo Díaz
Miércoles 26 de julio. El Cid pincha una bella faena al bravo cuarto de Adolfo Martín. Garrido apuesta y pierde con el acero. Ureña lidió sin estar a plenitud físicamente. Serio y diverso encierro.
EL DIARIO MONTAÑÉS – Santander - (Alfredo Casas): Faenas caras, espadas desafiladas.
ABC (Rosario Pérez): El Cid y lo que la tizona se llevó con un gran adolfo en Santander.
EL MUNDO (Zabala de la Serna): Toda la suerte de Adolfo para el viejo Cid sin espada.
MUNDOTORO. COM (Ismael del Prado): El Cid, destacada tarde sin espada.El mismo enemigo de siempre.
APLAUSOS.ES (Licinia Muñiz): El Cid y Adolfo, buen tándem sin espada en Santander.
BURLADERO.TV (Lucía Fuente León): La espada vuelve a dejar sin premio a El Cid.
RESEÑA DE LA CORRIDA
Miércoles 26 de julio. Más de media entrada. Toros de Adolfo Martín. Bien presentados y de juego diverso. El Cid, silencio y saludo. Paco Ureña, saludo y silencio. José Garrido, saludo y silencio. 

martes, 25 de julio de 2017

SANTANDER 2ª SANTIAGO

Padrino y ahijado
(Revista de prensa)

Martes 25 de julio. Manzanares y el toricantano Marcos a hombros con diferentes méritos. Talavante corta una oreja fácil. Toros desiguales de tres hierros.
ABC (Rosario Pérez): De la creación de Talavante al triunfo de Manzanares y Marcos en Santander.
EL MUNDO (Zabala de la Serna): Otra conquista letal de Manzanares.
MUNDOTORO. COM (Ismael del Prado): Manzanares y la alternativa soñada de Alejandro Marcos.
APLAUSOS.ES (Licinia Muñiz): Alejandro Marcos, puerta grande junto a Manzanares en su alternativa en Santander Talavante también paseó un trofeo a plaza llena.
BURLADERO.TV (Lucía Fuente): Extraordinaria faena de Alejandro Marcos, puerta grande.

MORIGERACIÓN DESAFORADA - VIÑETA 210

Viñeta 210

Morigeración desaforada
Por Jorge Arturo Díaz Reyes. Cali, 25 de julio 2017

Foto: Jorge Arturo Díaz Reyes
Desafiando la constitución, políticos antitaurinos alcanzaron una mayoría circunstancial en el parlamento balear y aprovecharon para legislar la corrida sin tercio de varas, tercio de banderillas ni tercio de muerte.

Además de otras restricciones como: un máximo de tres toros por festejo, edad mínima de 18 años para espectadores y lidiadores, prohibición de beber vino y otros licores, así como controles antidoping (de orina) para toros y toreros.

Por la vía de una supuesta “morigeración” se ha decretado la negación del rito; la muerte ceremonial del toro. Por supuesto fueron menos radicales que el ministro colombiano (“liberal”), cuyo proyecto de un plumazo “prohíbe la tauromaquia en todo el territorio nacional”. Pero eufemismo más, eufemismo menos, es lo mismo. La eliminación arbitraria de una expresión cultural, creada y mantenida secularmente por el pueblo. ¡Pum! Desde arriba.

Definitivamente, hablando de cultura, quizás uno sepa de qué habla, pero no de qué hablan los demás. Ni qué se traen entre manos. “Cuando oigo la palabra cultura, echo mano a la pistola” decía el mariscal Göring, o muchos otros, pues la frase que no tiene paternidad precisa, por socorrida entre gentes de todas las ideologías, forma parte ya del acervo universal.

Que los parlamentarios prohibicionistas tengan en común el animalismo y la vitola (que no la miga) de “izquierdistas” no es extraño. Esa revoltura populista da rentabilidad. Los que pusieron la bomba en la Plaza de Santamaría en febrero pasado también la tienen.

El odio a lo que se ignora, el falso moralismo de proclamarse los buenos y la hipocresía de fingir lo que no son. Tanto en lo uno como en lo otro. Porque si algo le ha hecho daño a la izquierda real en la historia (más que la derecha) es el oportunismo de quienes toman su retórica para disfrazar apetitos autoritarios. Cómo les asoma la enagua en todo esto. Oyen la palabra tauromaquia y echan mano a la pistola… legislativa.

Pero volviendo a la “morigeración”, impuesta por los desaforados. En Colombia, donde ya un perro puso una demanda y la firmó con la pata, vamos peor. Acá parece que no la promoverían los antitaurinos sino algunos taurinos intimidados, quienes ingenuamente creen que cediendo principios pueden aplacar a los animalistas.

Tendrían que haber estado hace cinco meses en la plaza de Bogotá para saber lo razonables que son. Lo que hay que morigerar es el autoritarismo irracional.

lunes, 24 de julio de 2017

SANTANDER 1ª SANTIAGO

Colombo en punta
(Revista de prensa)
Colombo. Foto: Camilo Díaz, Archivo
Lunes 24 de julio. Pese a la lluvia media plaza en la inaugural de la feria. Colombo vuelve distanciarse del pelotón novillero cortando la única oreja. Mora deja buena impresión y Menés pasa en silencio. Dispares los juanpedros de Zacarías.
ABC (Rosario Pérez): «Polifacético» marca una buena novillada de Zacarías Moreno en Santander. el venezolano Colombo corta la única oreja en la segunda de la Feria.
EL MUNDO (Zabala de la Serna): Colombo corta la única oreja a una notable novillada de Zacarías Moreno.
MUNDOTORO. COM (Ismael del Prado): Colombo 'pide', a gritos, el toro.
APLAUSOS.ES (Licinia Muñiz): Colombo, protagonista de nuevo, ahora en Santander.
BURLADERO.TV (Lucía Fuente): Colombo puntúa en Santander. El venezolano corta la única oreja de la tarde.

domingo, 23 de julio de 2017

MADRID 2ª NOCTURNA

Aspiraciones
(Siguiendo a Barquerito)

Sábado 22 de julio. Genealogía de los Atienza. Un utrero de casi 550 kilos y corniabierto. El zaragozano Isiegas se candidatiza con aspiraciones. También debuta un segoviano y da una vuelta. Jaunito saluda.

Enviado por Ignacio Álvarez Vara: “La historia de los Atienza en varias entradas de Internet que estuve revisando esta mañana no está del todo clara. Ni siquiera el grado de parentesco de este Pablo Atienza novillero que la noche del sábado debutó en Madrid. Con el difunto Rafael Atienza, padrino de bautismo de Panlo, tuve cierta relación -simpatía mutua, coincidíamos en muchas ferias y hoteles- y por él supe cómo había dos ramas de Atienzas sobre un raíz común. Rafael hablaba muy bien. ¿Habéis oído hablar de aquellos picadores que eran auténticos señores? ¿De Martín Toro, del Rubio de Quismondo, de Epifanio Mozo,de Rafael Muñoz, Antonio Saavedra y largo etcétera? Gente de categoría.

A los tres Atienza que más veces vi picar fue a Rafael y a sus primos, Paco y Manolo. Manolo era un pedazo de pan. Paco es de los iba a decir cinco y digo tres mejores picadores que yo he visto en mi vida. Ninguno más certero, qué puntería, así de bajito -ni el 1,60- pero un brazo que rompía al toro que fuera y gobernaba al caballo que fuera. Un genio. El día que se despidió, toreaba con Barrera, tuve el gusto de saludarle y estrechar admirado aquella mano. Sentí mucho la desgraciada muerte de Rafael, y la de su hijo Julio, a quien no traté. Este Pablo del sábado me parece que tiene calidad. El picador del cuarto novillo se llamaba Álvaro Atienza y no hizo honor a la fama de la dinastía. Una mala noche la tiene cualquiera. O sería el caballo, que se deslumbraba y volvía. O las dos cosas.

Rafael fue voz autorizada y escuchada en el sindicato de picadores y banderilleros. Cubrí algunas de aquellas asambleas calientes -Salcedo ponía en pie al auditorio con sus soflamas, era un gran orador- y Rafael tuvo la gentileza de hacerme aparte confidencias e indicaciones sobre el asunto. Para que no metiera la pata. Al cabo del tiempo, un año después, de nuevo en asamblea, Rafael, recién vuelto de América, al tiempo que me estrechaba la mano me puso en ella un sobrecito. "Es para ti y para siempre, y no digas nada". Era una moneda de plata de ley comprada en Colombia. La guardo como un tesoro. Creo que lo es. Guardo, también, los recuerdos de Rafael en Garcigrande -cuando la ganadería era del Vizconde- porque los contaba muy bien. Tenía una voz preciosa. Pero picaba en silencio. Como la inmensa mayoria.

A propósito de los picadores magros, como Paquito Atienza o Ambrosio Martín, me gusta señalar que en las nuevas generaciones hay dos que llevan el mismo camino: Paco María y Oscar Bernal. Y más que habrá..  ”

RESEÑA DE LA CORRIDA
Madrid. Sábado 22 de julio.  49ª de temporada. Jorge Isiegas, otro candidato con aspiraciones. En la segunda prueba del Certamen Internacional, el novillero aragonés, nuevo en Madrid, hace gala de una firmeza llamativa. Dos novillos de nota de Guadajira.
Cinco mil personas. Cinco novillos de Guadajira (Ángel Muñoz) y un sobrero -5º- de Couto de Fornilhos (Pablo Hernández).

Pablo Robina “Pablo Atienza”, vuelta tras aviso y silencio. Jorge Isiegas, saludos tras aviso y una oreja. Joao Silva “Juanito”, silencio tras un aviso y saludos. Atienza, de Segovia, e Isiegas, de Zaragoza, nuevos en Madrid.

VALENCIA 4ª

Un Remiendo lujoso
(Revista de prensa)

Julio 23. Rafaelillo corta oreja del primer Cuadri de 640 kilos. Román cuaja una faena que no remata con “Remiendo” el toro de la tarde. Alberto Gómez pasa silenciado. Encierro desigual.
ABC (Andrés Amorós): «Remiendo», una joya de Cuadri en el cierre de la Feria de Julio.Román pincha una buena faena al mejor toro de una noble corrida; Rafaelillo corta una oreja.
EL MUNDO (Salvador Ferrer): Román Pincha una obra de colección. Rafelillo cortó una oreja al gigantesto abreplaza, tras inventarse una faena a base de oficio y tirarse a matar con la verdad por delante.
LA RAZÓN (Paco Delgado)Lo de Cuadri no cuadra. Rafaelillo, Alberto Gómez y Román se justifican de sobra en el cierre ferial.
MUNDOTORO (Juan Enrique Torralba): Rafaelillo, Román y un palco a la deriva.
APLAUSOS: Oreja para Rafaelillo y gran faena sin espada de Román. El valenciano malogró con los aceros un trasteo sobresaliente a un excelente ejemplar de Cuadri.
BURLADERO.TV (Carlos Blanco): Interesante abanico. Faena seria y despaciosa de Román, que perdió trofeos con los aceros. Oreja para la profesionalidad de Rafaelillo.

LA BARBARIE ANIMALISTA

‘Los monstruos… sí existen’
 (Álex N. Lachhein)

Mel Capitán. Foto: http://deltoroalinfinito.blogspot.com.co/
(Fragmentos)
Hoy no es una noche cualquiera. Es una noche triste. Muy triste. Una noche de cuchillos largos, una noche de cristales rotos. Una noche en la que, los peores presagios, acaban haciéndose realidad…

Casi al filo de la madrugada me llegaba la increíble mala nueva; y de tan masiva manera, que mi teléfono móvil amenazaba colapso: Mel Capitán, la chica de la eterna sonrisa y cabellos de oro que gracias a su amor a los perros y afición venatoria, se había convertido en un referente en el mundo de nuestras tradiciones más rurales, se acababa de quitar la vida descerrajándose un tiro con su 270.

Desde el momento de recibir esa tristísima noticia, hace muy poco rato, hasta ahora mismo, en que me encuentro rebuscando dificultosamente las palabras adecuadas con las que vertebrar mínimamente el armazón de este relato, un incontrolable estado de “shock” anda instalado en mi cuerpo sin casi dejarme respirar. Y mientras la sensación de ahogo persiste dentro de mí, la noticia de la jovencísima cazadora muerta de 27 años vuela ahora mismo por las redes virtuales, a la velocidad de la luz. Es un monstruo que crece. Una bola de nieve… prácticamente imparable...

Repugnante es lo mínimo que se me ocurre ante esa forma de proceder. Y lo que es seguro es que, mañana, ninguno de esos diarios y medios de comunicación informarán, ni siquiera en páginas interiores, de la muerte hoy de la pobre Mel Capitán. Y no porque no fuera tan famosa como Blesa. Que va. La razón por la que la embajadora femenina de la caza española no recibirá ni una triste y mísera esquela en nuestros medios es precisamente esa: porque a diferencia de Blesa, condenado por presunto delincuente, Mel Capitán era un ejemplo de ciudadana, honesta, honrada, de gran corazón y además… cazadora. Cazadora de raza. De casta cazadora. Algo que la dictadura de lo políticamente correcto en la que vivimos hoy no puede permitirse el lujo de defender, porque simplemente no está bien visto.
PUBLICIDAD

Es lo que ahora se lleva. Lo que está de moda. Los cazadores, no pueden ser buenas personas. La caza, como los zoos, los delfinarios, la pesca, los toros, o los circos tradicionales, no venden hoy igual que vendían ayer. Eso lo saben todos los responsables de la prensa, que temen perder lectores si se posicionan en la defensa de lo justo. Una minoría de la población de menos del uno por ciento del censo poblacional, pero que anda armando siempre mucho ruido mediático, tiene acojonados a los periodistas y políticos de nuestro país haciéndoles casi vivir permanentemente con los pantalones bajados. Esa minoría, toda una secta de fanáticos violentos e intolerantes que en algunos países como EE.UU. por ejemplo, es considerada peligroso grupo terrorista, recibe el rimbombante nombre de movimiento vegano/animalista. Y esa turba de bien financiados fundamentalistas, presionará hasta el infinito a la prensa libre para que jamás se homenajee a ningún cazador que sea buena persona. Sólo se permite hablar del ejercicio de la caza cuando la ejercen delincuentes o asesinos. Si no, no. Esa es la máxima a seguir.

Mel Capitán, como cazadora, fue acosada, presionada y amenazada en vida por las hordas vegano/animalistas como pocas personas de este mundo. Sufrió lo indecible. Ella, y toda su familia también. Amenazas muy serias. Amenazas de muerte. En sus redes la violencia era constante. Y en la vida real, pues también. Pintadas en la fachada de su vivienda, arañazos o ruedas pinchadas en sus vehículos, cartas de extorsión, insultos de todo tipo en los que siempre aparecía la palabra asesina o maltratadora. ¡Incluso, un comando de impresentables chantajistas extorsionadores se presentó una día no hace mucho en su puesto laboral, para exigir a sus jefes que la echaran del trabajo! (lea aquí la noticia) Así. Tal cual. Por ser cazadora y no ocultarlo. Durante mucho tiempo la presión a la que se vio sometida por los vegano/animalistas ante su pasión cinegética, la hizo vivir en una profunda depresión. Depresión de la que no logró levantar la cabeza jamás.
La primera muerte inducida por el chantaje vegano/animalista

No sabemos en estos momentos cuáles fueron los motivos que empujaron a Mel Capitán a quitarse la vida pero, su muerte, inevitablemente trae a mi recuerdo el suicidio de otro gran olvidado de nuestro país, también asediado hasta el límite de lo soportable por los vegano/animalistas: me refiero a José Luis Barbero Hernández, jefe de entrenadores del delfinario Marineland de Mallorca. No puedo evitar con tristeza pensar que, Mel Capitán, se haya convertido en el segundo trofeo del vegano/animalismo español. Barbero, experto internacional en mamíferos marinos e impulsor en España de las terapias asistidas con delfines, fue objeto durante años de una campaña de desprestigio que se cebó con él, simplemente por el mero hecho de representar al delfinario más importante de las Baleares. No había nada en realidad contra él. Era pura política populista. De hecho, ya tenía firmado su retiro dorado muy lejos de España, en uno de los oceanarios más importantes de EE.UU. Los vegano/animalistas lo sabían. Y no podían permitir que un especialista español en cetáceos, se convirtiera en el brillante embajador de los delfinarios de España ante el Mundo. Y fueron a por él. A muerte. Igual que a por Mel Capitán.

Cierto día, las asociaciones FAADA Y SOS Delfines publicaron en las redes un vídeo manipulado de 99 segundos en el que, supuestamente, se veía a Barbero insultando y pegando patadas a un delfín en la playa de su piscina. El puesto de grabación de dicha pieza, lo habían instalado los intransigentes en el balcón de un edificio que daba al delfinario. Es decir: premeditación y alevosía. Barbero, que había dedicado toda su vida a los delfines, y que los quería más que a sus propios hijos, vio como en una cámara lenta el derrumbe de todo su mundo ante sus atónitos ojos. No se lo podía creer. A partir de hacerse público el vídeo, José Luis Barbero fue señalado y acusadopúblicamente como un esclavista y maltratador. Por supuesto el asunto llegó a los tribunales y los peritos de la defensa lograron descubrir el engaño: el vídeo, estaba acelerado para dar la sensación de patadas violentas, y además, el audio, no correspondía a la pieza. Pero el mal ya estaba hecho. Nadie en la prensa publicó la manipulación de las imágenes en primera plana, como sí que se había hecho con la acusación. La carrera de Barbero cayó en picado, y fue poco menos que sentenciado en vida y no por un tribunal de justicia precisamente sino por el populacho. Y Barbero no pudo con la presión. Estaba hundido. Un día, cogió su coche, lo aparcó en un parking, y allí mismo dentro del vehículo se pegó un tiro (lea aquí la noticia). Dejó mujer y dos hijos. Y ni FAADA, ni SOS Delfines ni ninguná otra asociación vegano/animalista de este país, entonó después el “mea culpa”. Barbero se convertía así, en la primera muerte inducida por el chantaje vegano/animalista español. El juicio por este asunto por cierto, aún está por celebrarse.

El monstruo de la corrección política

Un monstruo insaciable está creciendo en la sociedad urbanita occidental alimentado por nuestra propia tibieza y mediocridad. Es un monstruo muy real. Un monstruo que medra a base de la decadencia moral de Occidente. Más temprano que tarde ese monstruo dominará por completo la sociedad en que vivimos, y seremos fagocitados por él. Su nombre, como en el Apocalipsis, es el nombre de la bestia...

Vivimos en una dictadura sin ser apenas conocedores de esa realidad. Quien sí que lo sabía y luchaba con todas sus fuerzas contra ello era Mel Capitán. Un verso suelto, un espíritu libre, que hizo siempre lo que quiso sin arrugarse, y por encima de modas e imposiciones sociales. Amaba a sus perros, a sus amigos, a su familia, y le apasionaba la caza que con amor aprendió de sus mayores. Como José Luis Barbero a sus delfines. Por su memoria, y por la lucha denodada de ambos por heredarnos un mundo más justo y más libre, no podemos permitir que el monstruo siga creciendoni un minuto más. Se lo debemos. De nosotros depende que, más temprano que tarde, acaben a todos cortándonos la cabeza.
A Mel Capitán, desde mi noche más triste, en muy sentido y emocionado recuerdo…

PD: Desde aquí hago público mi deseo para que se constituya un movimiento social que reclame una reforma del código penal para que todo tipo de acoso o chantaje por parte del ecologismo o el vegano/animalismo, sea castigado con las más duras penas, independientemente y al margen de la sacrosanta libertad de expresión. Que se equipare al delito de enaltecimiento del terrorismo como mínimo, que es lo que es. Y si acabara en resultado de muerte dicho acoso, que se aplique de facto la cadena perpetúa no revisable. Que algunos, lo único que entienden, es la ley del palo…